Páginas

miércoles, 5 de abril de 2017

CONVOCATORIA JUEVERA, JUEVES 6 DE ABRIL: PRIMEROS AMORES DE INFANCIA

TODAS PARA UNA……



 -  Todas para una…….y una para todas! – gritábamos las cuatro al unísono.

Septiembre, mes de inicio de la escuela, durante casi un mes solo iríamos a clase Rosi y yo, Tere y Pepi se iban casi un mes de quintería: quince días más quince y si se alarga la vendimia puede que algunos días más, cuando ellas regresen ya vendrán acompañadas por el invierno. Ese año, las cuatro habremos cumplido siete años preparadas para en mayo hacer nuestra primera comunión.

Noviembre, por primera vez asistimos a la casa parroquial para aprender bien el catecismo, hasta ahora era optativo acudir a catequesis las tardes de los domingos, a partir de este momento será de absoluta obligación.

Nos colocamos las cuatro juntas y apretadas en el mismo banco discutiendo con quien sea necesario para que por nada en el mundo nos separen, Tere, Pepi, Rosi y yo amigas por siempre jamás.

A la derecha están los bancos de las niñas, a la izquierda los bancos de los niños, frente a nosotros el cura y su cantinela de historias incomprensibles: Espiritu Santo uno y trino…..es una cosa que nunca logramos comprender.

Por primera vez, el mundo delimitado de los niños se cruza con el mundo de las niñas. Pocas de nosotras conocemos ni de cerca, lo que a aquellos pillos puede pasarles por la cabeza, las que tenemos hermanos y primos ya hemos pasado por sus atropellos, lo que sabemos de los muchachos es que son más fuertes y nos suelen ganar si jugamos con ellos.

Después del paréntesis de las fiestas de Navidad, me fijo en él, parece un querubín de las pinturas de Rubens. Más bajito que yo, ojos claros, rizos rubios…….realmente lo que me enamora de él son esos caracolillos que ondean por su frente. Y comienzo a esperar en la puerta de la casa parroquial a que el pase para hacerme la encontradiza y saludarle y continuo boquiabierta siguiendo sus movimientos y sus juegos en la clase. Mi mundo no es el mes de mayo ni mi vestido blanco de comunión, mi mundo es solo él y mis amigas claro.

-      -    ¿Qué niño es el que os gusta más? – me atrevo a preguntar a mis confidentes.

-        -  El de los rizos rubios, Miguel – me responden las tres al unísono.

A partir de ese momento sabemos que no nos queda otra que compartir y así montamos nuestro plan de ataque, como soy la más atrevida me toca a mí hablar con él. Lo abordamos un día a la salida de la clase.

-        - Mira – le digo – que resulta que como nos gustas a las cuatro, hemos pensado compartirte como novio.

Miguel más que ruborizado creo que pensaba: tierra trágame! Y yo sigo hablando:

-     -    Pues mira, el lunes sales con Rosi, el martes con Pepi, el miércoles con Tere y el jueves conmigo. Y el viernes volvemos a empezar ¿lo entiendes?

Miguel asintió con una sonrisa bobalicona y nosotras nos marchamos a lo nuestro tan contentas por aquel ingenioso plan.

No sé si llego a salir con Rosi y con Pepi lo que sí sé, es que cuando le tocó el turno a Tere, ella que era de las valientes fue a esperarlo a la puerta de su casa. Tardo bastante en salir, y cuando lo hizo iba acompañado por uno de sus amigos. Tere se dedicó a seguirlo sin decir nada hasta que Miguel medio lloroso se giró:

-       -  Que me dejéis en paz – dijo – que me estáis agobiando……

Y fue así como termino la historia de nuestro primer amor, pero cuando llego el mes de mayo, como no podía ser de otra forma, las cuatro nos vestimos de blanco e hicimos nuestra primera comunión.






* Y la primera comunión en Membrilla era toda una procesión.............



16 comentarios:

  1. Que divertida historia , no sé si fue real pero fue la leche ajajjaja, pobre chaval y que divertidas niñas .
    Precioso un fuerte abrazo amiga .

    ResponderEliminar
  2. Me sacaste tremenda sonrisa, Molí, la inocencia en las niñas, más que competir, comparten, gran enseñanza para los años venideros :)
    Y el querubín, quizás sólo por pequeño, que si no ...

    Me encantó, muchos besos, Molí

    ResponderEliminar
  3. Mmy bonito descriptvo tu aprote de esta semana, aunqeu yo creo que más que un primer amor,fue un simple juego de niños pequeños. Pero muy bien narrada. UN abrazo.

    ResponderEliminar
  4. JAJAJAJJAJAA POBRE NIÑO...ATACADO A SU CORTA EDAD POR 4 CHICAS....ME ENCANTA TU HISTORIA ENMARCADA CON TUS FOTOS DE PRIMERA COMUNION...TE QUEDO DE LUJO TODO..BESOSOSOOS

    ResponderEliminar
  5. Una historia agradable que me ha hecho sonreír, ese apocamiento de los niños y la decisión de las niñas, así eramos. Volvemos a llegar a mayo y llegan las comuniones, que la ilusión de los pequeños nos llegue a todos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Me he reído con el agobio del niño, pobre... si es que ellos, se diga lo que se diga, eran menos espabilaos que nosotras, jajajaja

    ResponderEliminar
  7. A eso lo llamaría "Amor por decreto".
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Tierna historia de primer amor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola! ¡Qué divertida y tierna historia! Pero mira que ir directamente a compartirlo así xD me encantó. Pobre Miguel que no supo cómo reaccionar con eso.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Pobre niño! Es lo malo que tiene ser tan guapo jajaja!Es una historia divertida y tierna que además pone de manifiesto que si la amistad es sincera se puede compartir todo...hasta el novio je,je.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Es que los niños digan lo que digan son menos espabilados que las niñas.
    Una tierna historia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Pero que suerte de chiquillo, tres hermosas princesas interesadas en salir con el. Es una preciosura, y tierno relato, Inma. Las imágenes de la primera comunión son bellisimas.
    Bso

    ResponderEliminar
  13. Parece que eran bravas, ustedes cuatro! Jeje era lógico que el pobre chico se asustara, quizás, si lo hubieran atacado más grande, el muchacho le hubiera encontrado la ventaja a la situación, jajaja 😄

    ResponderEliminar
  14. Un amor compartido, que ricura de niñas jajajaja y pobrecito él que se agobió con tanto reparto.
    Besos.

    ResponderEliminar