miércoles, 24 de mayo de 2017

Convocatoria Juevera, jueves 25 de mayo convoca la amiga María José Moreno desde su blog LUGAR DE ENCUENTRO

EL COLOR DE MI  SILENCIO ES.....ROJO CON PUNTITOS NEGROS

                                

Pues si he tenido que saltar, mira que me lo digo muchas veces que estoy mejor calladita, pero vamos es que hay cosas que claman al cielo y hoy me han saltado las chispas con el tema de las mariquitas. Si, esos pequeños insectos todo redondos de un color rojo intenso y llenos de puntitos negros, esos que a casi a todos nos gustan, que hay quien los ha adoptado como símbolo de buena suerte y hasta las colecciona, bueno al bichito no a cualquier imagen o dibujo que simbolice la mariquita. Pero encontrar un anuncio donde se venden mariquitas pues no! Lo que faltaba.

Proyecto CRIA SIETE PUNTOS “Ahora celebramos mayo con nuestras recién nacidas mariquitas de siete puntos ofreciendo un tres por dos en sus envases formato adultas, huevos y larvas promoción limitada a número de nacimientos y puesta de huevos. ¡¡¡Que no te falten!!!"

Bueno, es que me he quedado alucinada después de ver este anuncio en Facebook, así es que no he podido quedarme callada, bueno callada sí que he estado porque eso de escribir lo hago en silencio.

He seguido una serie de conversaciones en las que se habla de mariquitas, larvas y huevos de la misma forma en que hablaríamos de aspiradoras o de cualquier otro utensilio de uso en el hogar, porque claro aquellos que parecen defender la ecología a ultranza necesitan comprar mariquitas para sus huertos y  como es lógico estas llegan con su manual de instrucciones, que menos.

De pequeña, la posaba con cuidado en el reverso de mi mano y no me cansaba de observar tanta perfección, yo que con los chicos había aprendido a cazar ranas, saltamontes, lagartijas y otros bichos no hubiera sido capaz de hacerle ningún daño a una mariquita, era tal la magia que producía en mi aquel pequeño insecto rojo con puntitos negros, puntos que desde luego nunca conté. La observaba maravillada, casi aguantando la respiración y miraba como extendía sus alas ¡a volar!




A los pocos meses de iniciar mi etapa de agricultora ecológica, fueron apareciendo en el huerto, primero fueron unas pocas pero con el devenir del tiempo las encontraba por todas las plantas. Eran mis grandes aliadas en la lucha contra los pulgones de los que cada día se daban un buen atracón. Aún hoy cuando cierro los ojos me veo a mi misma sentada en el suelo (trabajaba en el suelo en bancales adaptados) y apartándolas con cuidado, poniéndolas en el reverso de mi mano y observando su quietud o sus correrías, en silencio si porque tenía miedo de que la magia de aquel momento se rompiera.  Por instantes, ella se colocaba estratégicamente en mi mano, y en silencio, extendía las alas y se iba a otra planta en busca de pulgones.




domingo, 21 de mayo de 2017

VIII ENCUENTRO JUEVERO EN BARCELONA 

Propuesta de la compañera CARMEN ANDUJAR - MI RELACIÓN CON EL MAR

OLOR DE CARACOLA



¿El olor del mar es….? Aquel que se mezcla en el fondo de la enorme caracola del abuelo Juan.

Abuelito ¿cómo es el mar? Y entonces él se levanta y pone en mi oído algo rugoso y enorme para mi pequeño oído a la vez que dice:

-        -  Escucha en silencio, el mar está aquí.

Y yo, intento mantener aquel extraño artilugio entre mis manos, mientras escucho el golpe de las olas, la brisa que susurra, la arena enredándose en mi pelo y me imagino todo azul, si porque el abuelo me ha dicho que el mar es azul y yo creo a pie juntillas todo  lo que explica el abuelo.

Años después nos encontramos los dos paseando, en uno de aquellos paseos matutinos en los que compartíamos cuentos y secretos.

-      -   Abuelito ¿Cómo son las olas?

Y el estira su brazo mostrándome la inmensidad del trigo verde bailando al compás del suave viento primaveral.

-     -     Mira, el mar es así de infinito, incluso mucho más, tanto que junta en el horizonte con el cielo. Hay días que las olas van y vienen con la misma suavidad que estás viendo hoy. Otros días se muestra enfadado y empuja con fuerza, con tanta que es capaz de tragarse hasta a los barcos.

A partir de ese día me dedico a mirar cada día los campos de mieses, mi mar manchego está allí, justo a la salida de la escuela.

Durante dos años mi mar solo vive en mi imaginación, no tengo cerca un mar de espigas de trigo que baile al son del viento, no escucho el mar en la caracola del abuelo, solo el murmullo de los coches de una gran ciudad.

Mi liberación llega cuando tengo poco más de once años y con esta un tren que poco a poco va atravesando los túneles del Garraf . Y entre rocas y oberturas el mar va jugando conmigo al escondite, guiñándome sus ojos llenos de sol, escupiéndome sorbos de espuma blanca ¡Es tan diferente de como lo había imaginado! Lo admiro me enamoro pero hay tantos cambios en mi vida que no tengo mucho tiempo de pensar.

Ante el mar de Castelldefells  me presento  asustadiza, el fuerte yo débil  apenas soy capaz de mojarme los tobillos, las olas con su ímpetu me arrastran, yo lo miro con la seguridad de haber encontrado un amor que durara para siempre.

Con dieciséis años, de nuevo en Castelldefells, él es rubio de ojos claros, coge con suavidad una de mis manos y pone un anillo dorado en mi dedo anular, hasta ese momento no supe que le amaba, mi mejor amigo, mi confidente y a la vez mi primer amor.

Nos juramos amor para siempre, entre las rocas de Garraf, este chico moreno de ojos oscuros ha aparecido en mi vida después de un primer desengaño de amor, él dice que  me ama, yo aún no se lo que siento por él.

Después vendrán mis hijas, las escapadas a Sitges y más tarde nuestra cercanía con la Costa Brava y yo desnuda mostrándole el mar a mi nuevo hijo en Cala Roja cerca de Begur. Días alegres de verano, escapadas de días y semanas, Mediterraneo, Cantabrico o Atlantico, siempre el mar.

Y el desamor y los días de confidencias ante la Playa de Pals y un nuevo chico de ojos claros y un amor acompasado con música y olor de mar.

Durante años, desde la muerte del abuelo, aquella caracola inmensa vivió en una estantería en los sucesivos pisos en los que mi madre vivió, cada vez que entraba por la puerta corría como aquella niña de tres años la olía y enseguida la colocaba en mi oído. ¡Como huele a mar!. Nunca supe desde que lugar remoto pudo llegar una caracola a Membrilla pero tengo claro que es la única caracola marina manchega que conozco.

Y ahora, ahora la caracola no parece tan inmensa pero está colocada estratégicamente en una estantería en mi propia casa, la herencia más hermosa que he podido recibir. Aun ahora pongo la caracola en mi oído y imagino aquel mar formado por miles de espigas de trigo de un verde azul tan precioso como el color del mar.



* Más relatos en el blog de Encarni BRISA DE VENUS


miércoles, 10 de mayo de 2017

CONVOCATORIA JUEVERA, JUEVES 11 DE MAYO NOS CONVOCA LA AMIGA NIEVES DESDE SU BLOG MATICES EN LA VIDA

CONTRATO DE PALABRA




 -         Como la mayoría de los de León, soy un hombre de palabra.


Don Matías hablaba escudriñando de arriba abajo a su futuro yerno justo un mes antes del día en que este daría el sí ante el altar. Carmen, la más pequeña de sus cuatro hijas, rompiendo la tradición que hasta ese día habían cumplido escrupulosamente sus hermanas iba a casarse con Pepe un muchacho alto, moreno y guapo, pero sobre todo malagueño. Y esta era la cuestión que más preocupaba a Don Matías quien había hecho todo lo posible por que sus otras hijas se casaran con hombres nacidos en los pueblos de los alrededores.

-       -   Yo aunque seas andaluz – continuó el viejo – voy a darte mi voto de confianza. Si a mis otras hijas les he comprado a cada una su casa, vosotros no vais a ser menos. Nada de alquileres que a mí el dinero no me falta y lo hecho por tres también lo puedo hacer por cuatro.

Pepe, a pesar de su carácter dicharachero no era capaz de decir una sola palabra, Carmen su novia, ya le había advertido del mal humor de su padre y que nunca, bajo ningún concepto se le podía contradecir.

-      -   Ahora, de la misma forma que yo te doy mi palabra de que mientras yo viva no os va a faltar de nada, quiero también tu palabra, la misma palabra que en su día exigí a cada uno de mis otros yernos.

-        -  Usted dirá……..yo por cumplir, lo que usted mande – dijo Pepe intrigado por lo que su futuro suegro le podía pedir.

-         -Yo soy un hombre a quien le gusta mantener las tradiciones- le dijo el viejo- si por algo se me conoce en el pueblo es por eso. Pues a lo que vamos, quiero que el día que yo me muera, entre mis cuatro yernos llevéis sobre vuestros hombros mi ataúd hasta el cementerio.

Pepe, estiro su brazo sin dudarlo y estrecho con fuerza la mano de Don Matías.

-      -    Tiene usted mi palabra –  pensó que tampoco era tanto y además recibiría mucho más a cambio por seguir una tradición.

Con un gesto tan simple, la nueva pareja pudo aposentarse y vivir en una casona enorme a las afueras de la ciudad. Durante los meses que siguieron, Pepe llego a hacer buenas migas con su suegro, a este, de un carácter duro pero a la vez socarrón le costó poco descubrir los entresijos del carácter andaluz, tampoco a Pepe le fue difícil llegar a descifrar aquel humor negro y sutil con el que respondía  su suegro ante cualquier cuestión.

No pudo conocerlo mucho más ya que el anciano murió de repente poco antes de que se cumpliera un año de la boda.

Siguiendo la tradición, el difunto fue preparado en su propia cama y en la casa del pueblo y  ante el inmenso dormitorio fueron desfilando familiares, amigos y vecinos venidos de la mayoría de los pueblos de los alrededores. Cuando Don Matias fue colocado en el ataúd y este cerrado, Pepe observo consternado como llegaba un coche de la funeraria.

-        -  Pero – dijo en voz alta para que lo oyeran el resto de los yernos – yo tengo entendido de que todos dimos nuestra palabra de que lo llevaríamos a hombros hasta el cementerio.

-       -  Este andaluz es tonto o ¿se lo hace? – oyó decirse uno a otro entre los cuñados- no sabes tú que el cementerio del pueblo queda a tres kilómetros cuesta arriba.

De nada sirvieron sus quejas ya que cuando se dio cuenta el ataúd ya estaba colocado dentro del coche fúnebre. Y así fue como salieron de la casa, en primer lugar el coche de la funeraria seguido por la estrecha carretera de una hilera de coches que parecía fueran en procesión. Pepe los seguía casi en último lugar, desconcertado y con un amargo sabor de boca, fue empezar a subir la cuesta que comenzó a salir una enorme humareda del coche funerario.

-     -    Este coche no tira – dijo ya fuera del coche el conductor.

-      -   Pues llame y que traigan otro – fue la respuesta de Andrés el yerno casado con la hija mayor.

Parecíera que un ser superior se hubiera confabulado con Don Matías ya que no hubo forma de conseguir un coche fúnebre de sustitución, así que no quedo otra que coger el ataúd entre los cuatro yernos y subir en aquella calurosa tarde de julio poco a poco y despacito camino del cementerio. Mientras Pepe, acostumbrado a esos quehaceres como antiguo costalero, se reía para sus adentros al compás de una risa burlona que parecía filtrarse a través de los arboles camino del cementerio.


-          


viernes, 28 de abril de 2017

POLIOS, CUANDO LO QUE CREEMOS URGENTE NO DEJA LUGAR PARA LO IMPORTANTE


 Hoy es uno de esos días en los que tengo rota el alma, miles de partículas difusas van dando vueltas a mi alrededor, me cuesta tanto expresar lo que siento que tengo que ir arrastrando las palabras en mi mente para hacer las preguntas pertinentes ¿rabia?  ¿Impotencia? ¿Dolor?. Hay una gran pena que va recorriendo todo mi cuerpo de los pies a la cabeza, de la cabeza a los pies…..y así dando vueltas de forma recurrente con unas frases que no para de golpearme:

-       -   Durante mucho tiempo me dedique a ver películas sobre el holocausto nazi, intentando comprender, ver si en alguna de aquellas películas podía tan solo vislumbrar parte del horror que yo viví, pero no lo vi……

Y vuelvo a hablar de la polio, bueno concretamente de los polios y de toda esa parte oscura que parece por siempre enterrada pero que está ahí, en las pesadillas que nos han estado acompañando noche tras noche, en las depresiones recurrentes, en la sensación de peligro inminente, en la fobia al sentir el olor de los hospitales, en el odio a la ropa blanca que la mayoría evitamos usar, pero hay más mucho más que se silenció y quedo escondido tras la pupila de algunas niñas (si porque en esto como en todo parece que las niñas llevaron la peor parte) que tuvieron que esconder calladas el horror de lo incomprensible e innombrable, con una pena inmensa carcomiéndoles el alma de por vida, una vida por siempre determina no solo por la polio, porque eso era lo de menos, sino por el horror que nos hicieron vivir algunas de aquellas que debían cuidarnos.

No quiero explicar los hechos más terribles que han llegado a explicarme en una noche de confidencias, no quiero ni puedo porque para mí la amistad está cubierta por un enorme manto de lealtad, solo decir que ante ciertos hechos verídicos silenciados, parte de aquel dolor por el que muchos polios nos lamentamos pasan a ser menudencias al menos respecto a mí.

Un día, fui capaz de escribir sobre los malos tratos físicos pero sobre todo psicológicos que sufrimos las niñas polio en el hospital Beata María Ana de Jesús, se que este fue un hecho que se dio en la mayoría de los hospitales, pero alguien de Madrid me dijo hace años que este hospital y con diferencia era llamado la cámara de los horrores, ayer tuve la certeza absoluta de que fue así.

Los polio, en este afán nuestro de liderazgo y protagonismo, siempre vamos un poco a ver quien la tiene más grande (ya sé que es una ordinariez pero….) los que nos creemos más víctimas entre las victimas somos primero y ante todo los no vacunados, aquellos a quienes ataco la polio cuando ya existía la vacuna Salk pero que el régimen franquista, muy dado a negar todo, negó que había una epidemia que estaba machacando a los niños ya que el superávit del estado era necesario para honrar a vencedores y construir el Valle de los Caidos. Pero este hecho no es único en las dictaduras ni fascistas ni comunistas porque en esto de sobreponer lo importante a lo urgente todas las dictaduras son igual (según he podido constatar últimamente nos están llegando a España muchas personas más jóvenes afectadas por polio procedentes de países del este donde tampoco se les vacunó). Bueno a lo que vamos, lo que yo intento remarcar es que polios hay de los anteriores a la vacuna, de los vacunados con vacunas en las que se rompió la cadena del frio, de los posteriores a la vacuna y de aquellos que no sabemos porque la vacuna les hizo el efecto contrario. Vamos que victimas, victimas lo somos todos por igual y si no estamos de acuerdo plegamos (como se dice en catalán).

Y si hablamos de malos tratos en hospitales y otras instituciones, os aseguro, que los que se llevaron la palma fueron los primeros, aquellos que cogieron la polio en los años 40 y principios de los 50, vamos años de postguerra y escasez en la que los padres (pero sobre todo las madres) tenían que morderse la lengua y tragar con las mayores atrocidades que pudieran vivir sus hijos polio, porque aun gracias que los tuvieran en hospitales cuando en casa no había nada que comer.

Y aquí esta una de las partes más oscura, vamos que los que entramos después y pasando por todo lo que pasamos  os aseguro que fueron menudencias, pero por desgracia, aquellos que sufrieron lo indecible (que por cierto eran las más vulnerables) seguro que ya no están en este mundo, es imposible sobrevivir a aquel horror. Es una olla en ebullición en las consciencias de aquellos ojos que vieron cosas terribles que nunca quisieron ver, y que por siempre callaron porque era todo tan terrible que pensaron que jamás las creerían y de hecho aún reciben aquellos consejos que no sirven para mucho.

-          Con los años que han pasado, tienes que aprender a olvidar……
Y de maltrato en maltrato, las mujeres polio (de los hombre no se mucho por lo que me abstengo de hablar) pasamos del maltrato en los hospitales, a intentar superar sensaciones de abandono en familias idealizadas que después se nos hacían extrañas (sentimientos de culpa en ambos lados), con problemas para conseguir tener amigas, con amigas adolescentes para las que éramos un estorbo a la hora de ligar y por fin, la mayoría con algo de retraso, encontramos a nuestro príncipe azul y aquí viene la segunda parte de nuestras zonas oscuras.

Tanto si acabamos casándonos  (hablo de boda porque en aquellos años no había más posibilidad) con una persona “normal” como con discapacidad, hay un número incontable de casos de maltrato tanto físicos como psicológicos, porque con estos sentimientos de abandono que nos acompañaban ¿Quién no se aferraba a un compañero de vida aunque este fuera un hierro candente? He escuchado relatos de malos tratos que yo tampoco he llegado a ver ni en las películas de terror, horror y más horror que en la mayoría de los casos no acaba ni con decisiones tardías, en las que muchas mujeres polio se encuentran cubiertas por un manto inmenso de soledad.

Conozco a polios a quienes no se les permitió trabajar, a quienes maridos las tuvieron engañadas trabajando en empresas propias pero sin cotizar por ellas, mujeres polio que ahora afectadas por el SPP apenas reciben alguna pequeña paga o ayuda que les ayude a sobrevivir y el dolor sigue. Mujeres polio en las que aquel que reparte la salud les ha ido dando la peor parte y que ahora lidian con enfermedades aún mucho más graves que la polio o el SPP en sí.

Con este escrito como casi siempre intento reflexionar, no me limito a escupir mi impotencia, sino intentar comprender y mirar que es lo que yo puedo aportar. Últimamente, como sucede de vez en cuando en nuestro colectivo, escucho gritos de desesperación, estos gritos, suelen provenir de aquellos que acaban de descubrir con horror la existencia del SPP y que quieren que se arregle todo a la voz de YA.

Si algo he aprendido a lo largo de los años es a tener paciencia, a escuchar, respetar y comprender. Comprendo y respeto a aquellos pioneros que llevan años luchando para conseguir las pocas migajas que se nos han otorgado, no es mucho pero a ellos les ha costado tanto! Que no puedo menos que quitarme el sombrero por su empuje y su valentía y porque aun y estando muy solos, siendo bastante criticados (por no conseguir las cosas con la rapidez que los otros querrían) continúan ahí aun al límite de sus fuerzas y de su paciencia. Comprendo y respeto a todos aquellos nuevos luchadores que tienen la capacidad de ponerse delante y proponer hazañas que a otros nos pueden parecer absolutas o inalcanzables, ellos son parte de la luz de nuestro colectivo, a los que gritan casi solos en el desierto, a los que se desesperan, a los que viven la polio y sus circunstancias como un agravio personal, a los que nos ayudan con sus conocimientos de medicina, a los que han investigado solos, a los que ponen toda su voluntad en hacernos visibles…….los respeto, comprendo y admiro a todos.

Solo una cosa más (que soy muy pesada cuando me enrollo) si algo admiro de los polio que fueron capaces de encontrarse en México el año pasado, es esa red invisible y visible que han creado entre todos ellos. Esa red de solidaridad y de cuidados que les llevan a estar pendientes de aquellos más vulnerables porque aparte de estar limitados físicamente están muy solos y que les proporcionan un calor que ningún tipo de lucha puede suplir.

Si hay algo que les duela más a muchos polio es la soledad, es intentar vincularse con otros compañeros para poder salir, conversar o simplemente tomar el sol juntos. Por otro lado, se que en el hospital Beata María Ana de Jesús quedaron 9 mujeres polio que JAMAS pudieron librarse de sus pesadillas de infancia y que han tenido que adaptarse a la “solidaridad” de las monjitas. Este hecho puede que también se este dando en otros hospitales. Son también polios olvidadas en la que la mayoría cuando entramos en el ombligo de la desesperación no pensamos.

Como última reflexión, tiro esta pregunta en el aire: si no somos capaces de dar un poco de nosotros a aquellos polios solos y olvidados ¿creéis que es posible llegar a conseguir algo más? O ¿tenemos justamente lo que nos merecemos?


miércoles, 26 de abril de 2017

Jueves 27 de abril de 2016. Este jueves un relato, convoca   EL DEMIURGO DE HURLINGHAM bajo el lema HISTORIAS DE MARA - VERSO


ALGUNOS APUNTES SOBRE LA INFANCIA DE DUALITY (LA MUJER FELINA)


 Después de pasarme días indagando sin nada más que los apuntes e historias seriamente contrastadas que nos ha ido aportando el amigo Demi, he encontrado algunos puntos poco esclarecedores sobre la historia de uno de los personajes que más me apasionan: Duality, la mujer felina.

Como muchos de vosotros ya sabéis, mi obsesión por los felinos se remonta a las pocas horas de mi concepción, aun no me explico por qué ya que mi madre no sentía mucha simpatía por los felinos aunque mi padre era todo lo contrario, siempre hubo gatos a su alrededor y después, como no podía ser de otra forma, también del mío.

Pues bueno, a lo que iba, por lo que la mayorIa sabéis de mí, podéis intuir que creo firmemente que casi todas las cosas que nos suceden a lo largo de nuestra vida, vienen marcadas por la infancia, así que teniendo en cuenta mi adoración por todos los felinos la cual se extiende a Duality y mi creencia absoluta de que en la niñez se cuece gran parte del futuro, pues nada que me he puesto a investigar.

Y, del resultado de mis investigaciones, contrastadas de forma científica con un gran número de estudiosos del tema, investigadores y como no de las historias de Demiurgo, tengo que añadir a su legado algunos apuntes que darían explicación a gran parte de los acontecimientos que vivió Duality a posteriori ya en su vida de mujer felina.

Sabemos que Lilith Blue tubo dos hijos, a Erekon y a Duality pero que ambos, al morir su madre fueron adoptados por diferentes familias y que ninguno de los dos, volvieron a encontrarse hasta algunos años después cuando los dos ya eran mayores.

Por lo que he podido averiguar, a través de una serie de fotografías que llegaron a mis manos a través de un personaje cuyo nombre no puedo desvelar. La pequeña Duality, paso gran parte de su infancia en compañía del gato de la casa, un felino totalmente salvaje que se doblegaba totalmente a la voluntad de la niña y que al mismo tiempo le hacia de mentor en el aprendizaje de su lado felino.






Fotografias de Duality de pequeña las cuales demuestran la certeza de mis apuntes.


También, he podido saber,  que la transformación de Duality en mujer felina  no vino determinada por los genes ya que de entrada ella nació como un bebe normal de la especie de los humanos y que para que esta transformación se produjera de forma positiva e irreversible, Duality, una adolescente de quince años tubo que dejar que un viejo gato negro le robara el alma.



·       *  Para quien esté interesado en transformarse en humano felino, solo decirle que es necesario dejarse sucumbir totalmente a la voluntad del felino en cuestión (sea este gato o lince) para eso, se ha de dejar arrastrar manteniendo la mirada en la mirada del felino sin pestañear y dejándose llevar por su suave ronroneo. Cuando el alma logra atravesar la fluorescencia trasparente de los ojos del felino  ya dejas de ser tu y te conviertes en hombre felino o mujer felina como fue el caso de Duality.


Una de las últimas fotografias de Duality posando para Mara Belle la revista virtual de Mara Laira





miércoles, 12 de abril de 2017

Convocatoria juevera, jueves 13 de abril, nos convoca la amiga Mireia desde su bloc DIVAGACIONES NOCTURNAS.  La propuesta, HAGAMOS UN BETSELLER.

SU HISTORIA, ES MI HISTORIA.


Cuando tenía cinco años soñaba con ser la gran jefe de una tribu de indios siux, cuando cumplí los ocho imaginaba que los inmensos campos de trigo de mi pueblo eran el mar y yo una capitana de barco que navegaba a países mágicos y remotos. Con diez años durante mi estancia en aquel hospital deseaba fervientemente ser astronauta, con doce años lo tenía claro: cuando fuera mayor seria escritora, pero mi madre  me dijo que tenía demasiados pájaros en la cabeza.

Recuerdo que una vez en mi adolescencia, mi hermano comento medio en broma que si alguien lograba escribir una historia sobre la vida de mi madre sus hermanas y sus vecinas, seguro que este sería un betseller. En esos días, yo me dedicaba a escribir historias de chicas abandonadas que superaban este abandono con la llegada de un hombre, supongo, que era esta la forma de superar mi propia sensación de abandono. Tampoco, en esos años, era consciente de la riqueza que había en la historia familiar, la cual a mí me parecía de lo más común. Con el devenir de los años, después de largas conversaciones con mi madre he sabido que todo lo que ella fue aportándome es un gran tesoro, digno de ser escrito, digno de ser leído y lo de betseller no sé, no se…….

De una forma extraña y mágica, hay una serie de acontecimientos vitales que forman similitudes entre la vida de mi madre y mi vida propia. Mi madre con casi dos años estuvo a punto de morir a causa de la tosferina, con dieciocho meses a mí me ataco la polio. Los acontecimientos que vivimos ambas cuando teníamos nueve años, marcaron el resto de nuestras vidas, Rocío, mi madre, vivió de lleno la guerra civil en una ciudad como Córdoba que era bombardeada casi a diario. En mi caso a partir esa edad fui ingresada en un hospital donde me sometieron a múltiples operaciones siempre alejada de mi familia la cual vivía en un pueblo lejos de Madrid, para mí siempre hubo un antes y un después, lo mismo que para mi madre, ambas tuvimos que madurar muy deprisa.

Llevo dos años escribiendo la historia de mi madre y su familia con trozos de mi vida propia, no sé si es mucho tiempo pero necesito pararme, recapacitar y tener muy en cuenta la parte histórica. He escrito, borrado y reescrito, me he pasado horas leyendo, buscando, imaginando, escribiendo y hay momentos en los que me quedo en blanco, no sé lo que haré después, si publicare o no, por lo tanto tampoco puedo imaginarme que sea un betseller. Solo se, que en el momento en el que estaba abrazada al cuerpo sin vida de mi madre fui consciente de lo grande que ella fue y que su historia (que en el fondo es mi propia historia) y la de su familia tenía que ser contada.


·         Por si os interesa de que va toda esta historia, os invito a leer esta otra entrada que escribí hace algo más de un año: UN REFUGIO EN CÓRDOBA.



Rocío y yo con dos años

Rocío y yo con 9 años.


domingo, 9 de abril de 2017

CIERRE DE LA CONVOCATORIA: PRIMEROS AMORES DE INFANCIA



Bueno pues parece que estos primeros amores han dado mucho de si y que nos han dejado a todos con un sabor más que dulce en la boca. En esta primavera que renace con fuerza pensé que no estaba nada mal volver la vista atrás y parece que lo conseguí.

No hemos reencontrado con aquel primer amor de verano al que justo besamos en el momento de la despedida.Y esas despedidas nos han llevado a ese primer dolor cuando aquel a quien amamos desaparece sin más dejándonos una carta o bien no se presenta a una cita de la que estamos pendientes durante todo el verano. Hemos tenido un amor inseparable que desaparece cuando descubrimos que no vive en nuestro tiempo y hemos divagado con hermosas heroínas de ficción. Hemos compartido un primer amor como hacen las buenas amigas o nos hemos enamorado de una amor imposible quince años mayor cuando aun solo eramos unas niñas, también nos hemos quedado hipnotizados ante el altar con el enfado del cura y han habido héroes que pasan por encima de su timidez con tal de proteger a su amada de la furia del viento. De estos amores, han habido hasta reencuentros donde florecen los recuerdos y nos quedamos soñando con un bonito final. Amores no correspondidos y asaltos en los que nos dejan más que sorprendidos. Ah! y como no podía ser de otra forma hemos tenido hasta una boda secreta a escondidas de la seño Alba.

Creo que en mi resumen no me he olvidado de ninguno de vuestros amores, ahora de todos porque los hemos compartido. Agradezco vuestra participación en esta convocatoria y muchísimos besos para todos.

El proximo jueves nos encontramos en el blog de MIREIA.